Prestaciones Llamamiento Ahora más que nunca

La inclusión social es un proceso que asegura que aquellas personas en situación o riesgo de pobreza y vulnerabilidad social aumenten las oportunidades y los recursos necesarios para participar en la vida económica, social y cultural de su entorno. Del mismo modo, han de ser capaces de participar en la toma de decisiones que les afectan y posibilitar el acceso a sus derechos fundamentales.

El riesgo o la situación de pobreza, vulnerabilidad y exclusión tienen tres componentes:

  • Encontrarse en situación de pobreza relativa.
  • Encontrarse en situación de privación material.
  • Encontrarse en situación plena de desempleo en los hogares (hogares con todos sus miembros en paro).

La “tasa de privación material”, nos ayuda a comprender el impacto de las carencias en nuestro entorno social. Una persona o familia se encuentra en privación material cuando en su hogar faltan por lo menos tres de los nueve puntos siguientes:

  • Capacidad para afrontar gastos imprevistos.
  • Capacidad de pago de una semana de vacaciones anuales fuera de casa.
  • Existencia de retrasos en los pagos (pagos de hipoteca o alquiler, facturas de servicios públicos, o compras aplazadas o de otros préstamos) en los últimos 12 meses.
  • Capacidad para realizar una comida con carne, pollo o pescado (o equivalentes para los vegetarianos) al menos cada dos días
  • Capacidad de mantener la vivienda con una temperatura adecuada durante los meses de invierno, así como en condiciones de salubridad idóneas, sin que existan goteras, humedades en paredes, suelos, techos o cimientos, podredumbre en suelos, marcos de ventanas o puertas, escasez de luz natural en alguna habitación, existencia baño o ducha en la vivienda e inodoro con agua corriente.
  • Tener una lavadora.
  • Tener una televisión en color, tener un teléfono (incluido móvil) o tener un coche.

Desde Cruz Roja contribuimos a la reducción de la vulnerabilidad de las personas y familias que carecen de recursos suficientes colaborando a cubrir sus necesidades básicas de higiene, alimentación, pago de suministros como agua, electricidad, gas y teléfono.