En cuanto al control que se ejerce sobre el trabajo bien por el personal laboral a través de medios de participación o bien por la supervisión directa hacia el /la trabajador/a, las respuestas colocan a personal técnico y de administración en riesgo muy elevado-elevado junto al equipo de responsables-coordinación.

En aras de desgranar dichos resultados y teniendo en cuenta que la ponderación de las respuestas en cuanto a participación frente a la supervisión no es desvelada por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, sólo podemos revisar el perfil descriptivo para intuir o revisar las posibilidades de desviación a mejorar.

En relación a la supervisión directa respecto a puestos técnicos y de administración, se percibe adecuada en una horquilla de respuesta entre el 65% y el 73% de la muestra tanto en cuestiones de métodos de realizar el trabajo, como la planificación, el ritmo de trabajo establecido y la calidad exigida.

Entre el 0-2% se ha valorado en algún caso excesiva supervisión y entre el 7-10,5% se encuentran supervisiones directas insuficientes.

En puestos de responsables y coordinación, entre el 41,7% y el 66,6% valoran la supervisión que reciben como adecuada, seguida de una supervisión que no interviene en torno al 33,3%, Insuficiente entre el 8,3% y el 16,7% y en ningún caso excesiva.

En participación, en una horquilla de entre el 80% y el 100% sólo recibe información o no tienen ninguna participación en relación a normas de trabajo, incorporación de personal laboral, cambios en la dirección, reorganización de departamentos; el porcentaje mejora en cuestiones de mejora del servicio, maneras de trabajar o cambios de equipos, aunque no alcanzando porcentajes altos de consulta y participación ni en personal técnico ni responsables.