Cruz Roja lleva 22 años favoreciendo el empleo en Euskadi

El Plan de Empleo de Cruz Roja en el País Vasco cumple su veintidós aniversario con un alcance total de 500 personas, de las que casi 10.000 han conseguido un puesto de trabajo.

9 de febrero de 2022. La crisis sanitaria, social y económica derivada por la pandemia de la COVID-19 ha afectado directamente a la situación de empleabilidad de todo el mundo, y especialmente, de las personas más vulnerables que, una vez más, se encuentran en desventaja frente a otras personas para conseguir su reincorporación laboral. La COVID-19 ha contribuido a ampliar la desigualdad, las brechas de género en el mercado de trabajo, afectando en mayor proporción a mujeres que hombres, igualmente a las personas jóvenes. Este aumento de la desigualdad pandémica ha sido un nuevo reto al que el Plan de Empleo de Cruz Roja se ha tenido que enfrentar, y para el que de nuevo se han establecido herramientas concretas para reducir la situación mediante el plan Cruz Roja RESPONDE.

Ésta no ha sido la primera vez que Cruz Roja adapta sus respuestas a las necesidades que marca la sociedad: ya lo hizo con la crisis socioeconómica que arrancó en 2008, y lo seguirá haciendo en el futuro. Son ya veintidós años en los que la Organización ha visto reflejado en el desempleo uno los problemas de la sociedad, y veinte años en los que ha trabajado por revertir la situación.

Para Cruz Roja , “tener un Plan de Empleo significa poder contribuir a que las personas tengan derecho al trabajo, se favorezca la igualdad de oportunidades y de acceso al mercado de trabajo con independencia de su sexo, origen racial o étnico, religión o convicciones, edad u orientación sexual, en igualdad de trato y de oportunidades en relación con el empleo para personas y grupos infrarrepresentados a fin de mejorar sus perspectivas de empleo o trabajo”, destaca Maika Sánchez, directora estatal del área de Empleo de la Organización.

En estos 22 años, el Plan de Empleo de Cruz Roja ha trabajado con 38.531 personas, de las cuales el 59% de ellas eran mujeres y el 41% hombres. Estas personas han mejorado su cualificación a través de competencias clave demandadas por las empresas y cualificación profesional, desarrollado acciones formativas para el empleo.

Para hacerlo posible, han sido necesario realizar una media anual de 912 alianzas a través de 430 empresas colaboradoras de todo Euskadi, que ha hecho posible desde la realización de prácticas no laborales, hasta la simulación de procesos de selección de trabajo, pasando por charlas especializadas en oficios y ámbitos concretos.

Cabe destacar, que 1 de cada 4 personas que ha participado en alguna iniciativa del Plan de Empleo ha conseguido un puesto de trabajo.

Mercado de trabajo inclusivo o responsabilidad social son términos que hoy están absolutamente incorporados en las políticas públicas, pero no hace 22 años. Ya hace 22 años entendimos que era necesario un mercado laboral inclusivo, que no se podía dejar a nadie atrás, y que tenía que haber mecanismos que compensaran las desigualdades y facilitaran oportunidades”, precisa Maika Sánchez.

Más de 20 años reinventándose

Fue en el año 2000 cuando se germinó el proyecto y se conformó el equipo responsable de diseñar y poner en marcha el Plan de Empleo. El primer proyecto de sensibilización para promover mercados laboral inclusivos se dio en el año 2003: ‘Construyendo la integración a través del Empleo’ buscaba hacer que los estereotipos y prejuicios hacia las personas inmigrantes no fueran un impedimento para su inserción laboral, algo contra lo que se sigue luchando.

Con la crisis de 2008, el Plan de Empleo amplía el perfil de las personas a las que atiende al entender que el camino al mercado de trabajo afecta a muchas personas y colectivos que sufren discriminación y desigualdad para su acceso al mercado laboral, y que la inserción laboral especialmente de mujeres y jóvenes debe contar con nuevas iniciativas que les acerque a su objetivo, así como para cualquier otro perfil de baja empleabilidad. Los efectos de la crisis impactaron de lleno en la sociedad, y en 2010 se duplicó la población local que acude a Cruz Roja a pedir ayuda en su búsqueda de empleo, algo a lo que Cruz Roja responde ampliando sus iniciativas para atender estas demandas, y lanzando proyectos específicos para mujeres, desempleados de larga duración o mayores de 45 años.

Se refuerzan las campañas de sensibilización, como La campaña ‘En realidad no tiene gracia’ que surge en 2011, en pleno contexto de crisis para concienciar sobre las dificultades de las personas en dificultad social para acceder a un empleo; en paralelo, ‘Te corresponde, nos corresponde’ pone el acento sobre la corresponsabilidad en la conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

El año 2012 se inician las respuestas específicas para jóvenes; la orientación y la formación para el empleo incorporan el trabajo por competencias para dar una respuesta más ajustada a las demandas y necesidades del mercado de trabajo. Seguirá esta estela, en 2014 con el ‘Aprender trabajando’, un espacio de formación mixto para jóvenes de hasta 29 años con baja o nula cualificación donde estudian y aprenden en los propios entornos productivos de empresas.

Ese mismo año comenzaron también a trabajarse los itinerarios sociolaborales para familias con todos sus miembros en paro.

En el año 2016 y con la financiación del Fondo Social Europeo, se refuerzan iniciativas de inserción laboral a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil y el Programa Operativo de Inclusión Social y Economía Social. El primero, promueve que la inserción de los jóvenes en ocupaciones demandadas en el mercado de trabajo. El segundo de los programas, promueve la inserción de las mujeres, o las personas desempleadas de larga duración o perfiles de baja empleabilidad.

La era digital hace que en 2017 Cruz Roja Española diseñe #EmpleandoDigital, iniciativa premiada por la Comisión Europea en 2019 por adaptar su metodología a la transformación digital. Ese mismo año, se refuerzan e impulsan proyectos para la inserción de personas solicitantes de asilo y protección internacional.

Y es en el 2019, ante la transformación digital que la sociedad está teniendo en todos los ámbitos y con el objetivo de llegar a más personas cuando nace El Servicio Multicanal de Orientación Laboral CREe para acompañar de manera online a la búsqueda de empleo a cualquier persona que lo necesite; el servicio ofrece todo tipo de consejos (que van desde cómo elaborar un curriculum hasta cómo mejorar competencias). Se convierte en una herramienta clave para muchos desempleados y desempleadas, y sus ‘Directos hacia el empleo’, las conferencias on-line, en una cita ineludible para sus seguidores.

Con la crisis sanitaria de la COVID-19 en el año 2020, todas las actividades se adaptan al formato online para no dejar de avanzar en materia de inserción laboral.  Además, se pone en marcha la campaña ‘Somos Go’ que pretende poner en valor la importancia de formarse y de abrir oportunidades para los jóvenes encabeza las acciones juveniles.

La última de las iniciativas estatales lanzadas por Cruz Roja es premiar a las mejores iniciativas empresariales por su esfuerzo en crear un ambiente laboral inclusivo y favorecer su propia integración laboral por cuenta propia: son los ‘Premios Impulsa’, que han reconocido en las dos últimas ediciones a 24 personas emprendedoras, como por ejemplo Marydee García, de Granada, con su negocio ‘DIM TRAP’, empresa familiar de servicios turísticos de ocio y aventura; como Laura Martín, de Valencia con ‘Bosque Escuela la Tribu’ espacio educativo en plena naturaleza centrado en el desarrollo personal, el contacto con el medio ambiente y el aprendizaje vivencial del inglés; y como Rosa Guerra, desde de Ecuador, con ‘Choco cumi’ emprendimiento de elaboración y venta de chocolate fino en diferentes modalidades…ejemplos para otras: “lo que han mostrado y demostrado estos veintidós años del Plan de Empleo de Cruz Roja es que esa utopía que queríamos alcanzar, que era cambiar las vidas de las personas a través del empleo, ha sido posible con el compromiso de las propias personas, de las empresa abriendo oportunidades, de las administraciones con políticas públicas y recursos que apoyen iniciativas específicas de empleo para quien lo tiene más difícil en el mercado de trabajo ”, subraya Maika Sánchez.

El futuro del Plan de Empleo

Hoy, el área de conocimiento de empleo de Cruz Roja mira la transformación que el mercado laboral está teniendo, cómo el impacto de la tecnología va a generar nuevos puestos de trabajo, el impulso que se está dando al empleo verde, etc. ; y todo ello hará necesario nuevas adaptaciones en las respuestas que se ofrezcan a las personas, en adaptar el contenido de las capacitaciones para que se ajusten a lo que las empresas necesitan, el acompañamiento que las personas van a demandar para conocer y saber en qué consisten esas transformaciones, qué nuevos requerimiento van a solicitar las empresas, qué mecanismos nuevos se van a producir para reclutar personal y cómo pueden hacerlo. “Y un largo etcétera que va a suponer seguir conociendo el mercado laboral y orientar, acompañar y mediar con las personas para acercarles a esos nuevos mercados laborales que les permita tomar sus propias decisiones en el camino para participar en un mercado laboral cambiante”, concluye Maika Sánchez, directora estatal del área de Empleo de Cruz Roja.

www2.cruzroja.es/que-hacemos/empleo